Todas las Diosas tienen tambor (por Sara Moguer)

Uno de los pilares de mi metodología en cualquiera de las técnicas bioenergéticas que enseño a través del canto y el sonido, es EL ANCLAJE. Aprender a anclarnos, antes y después de una sesión de técnicas bioenergéticas, es de los más importante que puedo transmitir. Este concepto abarca varios aspectos pero hoy quiero poner el foco en el más básico: el enraizamiento: anclar la energía, estar presentes en la consciencia del cuerpo físico.

Hay muchas formas de hacer este pasaje, por ejemplo, cuando termines tu sesión, puedes realizar una visualización con el color rojo o coral que nos conecta con la madre tierra y te concentras en la planta de tus pies, hasta que sientas que tu plena atención está en tu cuerpo físico. O simplemente das la orden con tu intención, ayudándote de la respiración. Así ayudas a tu consciencia a regresar tras haberla expandido.

La práctica consciente y constante del enraizamiento, nos da la clave de la autoprotección: nos aporta seguridad en uno mismo y fortaleza, nos devuelve nuestro sentido de pertenencia, no ayuda a reconciliarnos con nuestra propia madre (la que llevas en tu interior y la que te ha traído al mundo) y por supuesto, con la madre naturaleza. «Enraizarse» no sólo es esto. TIERRA es también nuestro CUERPO FÍSICO, al que muchas veces maltratamos y abandonamos. Dejarnos nutrir por la tierra y nutrir a nuestro cuerpo es parte de lo mismo. Hacerlo con gratitud y consciencia es nuestra responsabilidad. Con el tiempo he ido aprendiendo a amarlo y verlo como un templo sagrado, el hogar «temporal» de mi alma; con el tiempo vamos aprendiendo a anclar nuestro espíritu en la materia, el anclaje del SER.

Y una de las mejores herramientas que me ha ayudado a ello, ha sido EL TAMBOR. En mis clases, lo primero que digo es ¡PON UN TAMBOR EN TU VIDA! Algunos lo ven al principio como algo que no va con ellos, en cambio, otros estaban esperando ese impulso para ir a comprarselo a la primera ocasión. En cualquier caso, todos acaban reconociendo su medicina y lo más increíble, cuando les animo a cantar desde el alma con el tambor, muchas de las personas acaban experimentando lo mismo…Cuando dejan salir la voz de su corazón, no se reconocen en su propia voz y dicen «¿De dónde ha salido ésta voz?¡»

Pues yo te digo « ESA VOZ ERES TÚ».

La fuerte desconexión humana con la Madre Naturaleza, nos ha llevado a olvidar el latido del corazón de la madre tierra, a sentir su amor en los propios pies. Nuestros pasos no respetan nuestro propio ritmo interior porque no estamos sintonizados con ella. Muchos de nuestros bloqueos y enfermedades es por esta causa. Si es tu caso, desde aquí te invito a poner un tambor en tu vida, para que puedas escuchar y cantar los mensaje que cada día ELLA nos susurra…

 

                            TODAS LAS DIOSAS TIENEN TAMBOR -Cancionero del tambor-                                                                                                

Me enraízo con mi tambor a la Pachamama,
me estabilizo en el equilibrio cielo-tierra,
me uno en un círculo perfecto
igualmente en lo profundo que en altura.
Toda Soy Yo, Todo YO SOY.
En la apertura y reconocimiento de mi Ser Vivo;
En la alegría de mi niña interior,
en la mujer y en la Diosa, me recibo.
Somos unidad, en la eternidad de los ciclos.
Sin tiempo, cabalgo con mi tambor,
surcando cada sonido.
En esencia, eso somos...luz, calor, sonido,
en la llama trina que arde,
desde el centro del corazón mismo.
Porque todas las Diosas tienen tambor,
o suenan con sus latidos,
porque no hay algo más bello que vibrar y cantar,
¡desde nuestros Vientres Vivos!.
Yo Soy Pachamama, dice mi tambor
y voy al encuentro del herido...
Yo Soy la voz que canta
en el viento, en la tierra, en el fuego
a la Madre Tierra.
Y en el Agua, Yo te bendigo.

Sara Moguer -T h a y b h a r i -madre del sonido-

 

error: Content is protected !!