Baños de Gong

Cartel de Baños de Gongs

¿Qué es un baño de gongs?

Jhebara Das tocando los gongs durante un Baño

Establecido por el Gran Maestro Don Conreaux, el baño de gongs es una sesión sonora en donde se emplea el poder del gong para equilibrar todas las partes de nuestro Ser y conducirnos a un profundo estado meditativo y de expansión de conciencia.

Durante un baño los Gongs suelen sonar durante un periodo que oscila entre los 45 y 55 minutos, dado que el sueño se divide normalmente en cinco ciclos de entre 90-110 minutos cada uno aproximadamente.

45-55 minutos equivaldría, por lo tanto, a medio ciclo de sueño, lo cual se consideraría suficiente para alcanzar un estado de purificación y equilibrio.

Beneficios de un baño de gongs

Según el Yoga del Sonido (Nada Yoga), existen dos tipos de sonido: sonidos Ahata, que son aquéllos externos que escuchamos al tocar el gong; y sonidos Anahata, que son aquellos sonidos cósmicos que cada persona escucharía internamente en meditación durante el baño de gongs según sus necesidades individuales.

Yogui Bhajan afirmaba que no hay mente humana que pueda resistir los sonidos fetales de un gong bien tocado, los cuales nos llevan a un estado de profunda relajación, apaciguando el flujo de pensamientos, estimulando el sistema glandular y la circulación, reduciendo tensiones y armonizándonos a todos los niveles. El baño de gongs conduce a las personas que lo reciben a un estado de sunie, de quietud mental, en donde podemos «escucharnos» y experimentar otros estados de consciencia de mayor neutralidad, conexión con el corazón y unión con el Todo. De este modo, la energía Divina puede «tocarnos» a través del gong.

Concierto de Ángeles de Lemuria en la Feria de Biocultura

A tener en cuenta...

Es necesario no haber comido copiosamente ni bebido alcohol antes de un baño de gongs. Igualmente, se recomienda no comer nada hasta 15 minutos después de la sesión y beber agua para favorecer el proceso de «limpieza».

La posición ideal para recibir un baño de gongs es la de decúbito supino (acostados boca arriba) con los ojos cerrados y, preferiblemente, en meditación. De esta manera, se está más receptivo y entregado al sonido del gong.

En cualquier caso, lo más importante es que las personas que están recibiendo el baño se encuentren lo más cómodas que sea posible.

Los efectos de un baño de gongs pueden durar hasta 72 horas, produciéndose durante el sueño un profundo equilibrado energético.

Sara Moguer en concierto gong en naturaleza

En un baño de gongs se suelen utilizar también otros instrumentos, tales como los cuencos del Himalaya, los cuencos de cuarzo, la caracola, la shruti box, los carrillones, el pandero oceánico, y un largo etcétera. La sesión empieza normalmente con una charla introductoria acerca del gong, seguida de una serie de ejercicios de estiramiento y respiración consciente para preparar al cuerpo y la mente a la profunda experiencia que nos brindan los gongs. En el baño juegan también un importante papel los silencios, tanto durante la sesión (sandhya) como al final de la misma (shunyata), dado que es en este silencio «pleno», donde aún reverberan los coros de los gongs, que suele tener lugar la armónica transformación propiciada por la cascada de sonidos celestiales de estos sagrados instrumentos.

error: Content is protected !!