Origen de los cuencos de cuarzo

El origen de los cuencos de cuarzo parece remontarse a mediados de la década de los 70. Fueron concebidos como crisoles (cavidades en los hornos que reciben el metal fundido) utilizados en la industria espacial, electrónica y de semiconductores para, entre otras cosas, obtener obleas destinadas a la fabricación de transistores y circuitos integrados. El uso espiritual, meditativo y terapéutico de los cuencos de cristal de cuarzo no sería “descubierto” e impulsado hasta la década de los 80 y 90, gracias a algunas personas que ya tenían una cierta afinidad con los cristales y quedaron sorprendidas al escuchar los tonos resonantes de estos cuencos por primera vez. Uno de estos pioneros fue el canadiense Gaudry Normand, el cual, después de escuchar su sonido allá por 1994, empezaría a usarlos y divulgarlos con el fin de poder darles su lugar fuera del entorno industrial en donde nacieron.

¿Cómo se crean?

Elaboración de cuencos de cuarzo

Estos cuencos no están hechos de cristales de cuarzo pulverizados, sino de arena de sílice (cuarzo), la cual está compuesta de pequeñas partículas y se da ya en abundancia y de manera natural como producto de la erosión.

Dicha arena, de gran pureza, se funde en hornos eléctricos a temperaturas que llegan hasta los 4.000 grados, centrifugándose la pasta resultante a una elevada velocidad dentro de un molde que le da la forma al cuenco.

Se trata de un proceso delicado, ya que la presencia de posibles burbujas en la pasta obtenida tras el proceso de fundición podría llegar a provocar el resquebrajamiento del cuenco debido a las variaciones de temperatura.

Por último, se enfría a temperaturas muy bajas, se limpia y se pule para darle el acabado final.

Su característica y áspera textura de las paredes exteriores, como si estuvieran lijadas, se debe al proceso de arenado (sandblasting).

Características sonoras

Los cuencos de cuarzo nevados, al ser activados en batido, producen una onda sinusoidal pura (sin armónicos), creando además un sonido multidireccional que puede llegar a expandirse hasta una distancia superior a los 500 metros y tardar varios minutos en extinguirse. Se trata de un sonido potente, muy envolvente y penetrante que parece provenir de todas las direcciones y, a la vez, de ninguna, rodeando a la persona que lo recibe y penetrando en lo más profundo de sus aguas celulares, haciéndonos sentir como si estuviéramos, literalmente, flotando en sonido.

Jhebara Das con Cuencos de cuarzo en Biocultura-Sevilla-2017
Sonidos de Aquario

Los cuencos de cristal de cuarzo se comercializan afinados a cada una de las notas musicales de la escala natural diatónica en distintos tamaños que suelen oscilar entre los 20 y los 60 cm de diámetro, abarcando, normalmente, un rango de hasta tres octavas.

En principio, los sonidos agudos (cuarta o incluso quinta octava) proceden de los cuencos de menor diámetro, mientras que los más grandes emiten sonidos más graves y profundos (normalmente tercera octava), provocando un efecto muy diferente en nuestro cuerpo energético.

Aún así, es importante tener en consideración que el sonido dependerá también de otras variables como por ejemplo la altura y el grosor de las paredes del cuenco.

Jhebara Das cantando armónicos con cuencos de cuarzo

Beneficios de los cuencos de cuarzo

El cuarzo, mineral compuesto por dos moléculas de oxígeno por una de silicio, resuena de forma natural con nosotros. Al fin y al cabo, ya nacemos con siete gramos de silicio orgánico en nuestro cuerpo, que se encuentra, sobre todo, en el tejido conjuntivo, la aorta, los vasos sanguíneos, los cartílagos, el timo, el hígado, el bazo, el páncreas, los huesos, los dientes, la piel, las uñas y el cabello. Nuestro mismo ADN presenta una estructura en doble espiral muy afín a la del cristal del cuarzo. Ése es el motivo por el que estos cuencos poseen un ilimitado potencial terapéutico cuando se usan correctamente.

Así, los cuencos de cuarzo propician, a través del principio de resonancia, una armonización natural entre su vibración y la de las propias personas que lo sienten y escuchan. Los sonidos de estos instrumentos cristalinos armonizan la memoria celular, equilibran los hemisferios cerebrales, limpian y fortalecen nuestro campo electromagnético (también conocido como aura), estimulan las conexiones interneuronales, restablecen el equilibrio del sistema endocrino mediante la estimulación de la hipófisis o pituitaria, y nos ayudan a alcanzar un profundo estado de silencio interior, plenitud y bienestar tanto físico como emocional.

El sonido de estos cuencos nos permite además viajar por estados alterados y expandidos de consciencia, ralentizando la actividad cerebral a ondas alfa e incluso theta y favoreciendo la conexión con planos vibracionales más elevados y sublimes. Los cambios bioquímicos que se generan en respuesta a dichos estímulos sonoros favorecen la liberación de diferentes hormonas tales como la serotonina o las endorfinas, así como también otras sustancias endógenas beneficiosas para nuestro cuerpo y nuestra mente.

Por todos estos motivos, resultan altamente beneficiosos para el tratamiento de diversas dolencias tales como: contracturas musculares, dolores en articulaciones, fracturas, artrosis, desequilibrios del sistema nervioso, problemas circulatorios, insomnio, estrés, cálculos renales, fatiga, ansiedad, bloqueos físicos y emocionales, fibromialgias… pudiendo utilizarse igualmente para la limpieza energética de espacios físicos.

Sonidos de Aquario

Propiedades del cuarzo

A la hora de usar los cuencos de cuarzo es muy importante tener en cuenta que estamos trabajando con una forma cristalizada de consciencia. El cuarzo es luz cristalizada, y entre sus propiedades se encuentran la de ser capaz de generar energía, almacenar información, y también transmitirla. Al activar un cuenco de cristal, de este modo, se establecerá una poderosa simbiosis por la cual el cuarzo potenciará y amplificará todo aquello que, consciente o inconscientemente, estemos proyectando desde el estado interior en el que nos encontremos mientras lo estamos tocando. Por ese motivo, es fundamental utilizar estos instrumentos con consciencia.

Debemos recordar también que los cristales son agua fosilizada, ya que se forman cuando el agua se combina con un elemento en las condiciones idóneas de presión, temperatura y energía. Por tanto, al igual que el agua, podemos considerar que el cuarzo también tiene MEMORIA (lo cual explicaría esta capacidad para almacenar información), y que, en cierto modo, es una entidad «viva», apreciada y utilizada con fines ceremoniales, chamánicos y medicinales por diversas culturas de la antigüedad, incluyendo la antigua civilización atlante.

Haloterapia y Sonoterapia
Water Cymatics

SoundGalaxies: Calidad y Consciencia

SoundGalaxies

Los cuencos SoundGalaxies nacen del amor de Andrea Kerschbaum por el sonido de los cuencos de cristal de cuarzo y también de su desencanto por la calidad y el proceso de fabricación en serie de los cuencos de cuarzo nevados tradicionales. Esta decepción la impulsó a crear su propia gama de cuencos de cristal desde otra consciencia, en colaboración un reputado fabricante alemán, y así nació SoundGalaxies.

De una calidad excepcional, estos cuencos se fabrican exclusivamente en Alemania siguiendo las especificaciones de Andrea, lo cual le permite tener un mayor control de todo el proceso de producción. Durante dicho proceso se seleccionan los mejores materiales a fin de poder cumplir con los requisitos de calidad más elevados, empleándose cuarzo de la mayor pureza posible (99.998%). El cuarzo se calienta a una temperatura de 2,200 grados centígrados para después moldearse a través de un proceso de centrifugación.

La misma Andrea prueba todos y cada uno de los cuencos recién fabricados para sentir las energías que traen antes del acabado final, en donde reciben un tratamiento de vaporización por parte de la Casa Swarovski que les confiere un efecto óptico espectacular sin que esto afecte para nada en su impronta energética. Cada uno de estos cuencos de cristal constituye una pieza única capaz de emitir un sonido nítido y cristalino con una amplia gama de armónicos. Cuencos de esta calidad y sutileza, no sólo en lo que respecta al sonido, sino también al propio diseño, no podrían jamás producirse en serie.

SoundGalaxies

Cuarzo y Swarovski

Swarovski Quartz

Swarovski es una marca de productos de lujo fabricados con cristal tallado, la cual fue fundada en 1895 por Daniel Swarovski, después de patentar, en 1892, una máquina de corte eléctrico que permitía cortar materiales duros como cristales y piedras preciosas con mayor precisión y velocidad que a mano.

Los cristales Swarovski son producidos mediante la mezcla de cuarzo, arena y minerales a altas temperaturas. La gran luminosidad de estos cristales es fruto de una muy refinada técnica de tallado que ha ido perfeccionándose a lo largo de las últimas décadas. Así, la cantidad de facetas o lados que presentan en su acabado ha ido aumentando de 8 a 18, lo cual ha logrado multiplicar su brillo y vistosidad de manera considerable.

Una de las grandes innovaciones de la Casa Swarovski, no obstante, fue la incorporación en la superficie exterior de sus cristales, mediante un tratamiento de vaporización, de unas partículas muy delgadas de metal capaces de refractar la luz y producir unos destellos iridiscentes iguales a los producidos por el diamante. Este recubrimiento especial, usado a partir de mediados de la década de los 50 para conseguir un efecto de arcoíris en los cristales, es conocido como “Aurora Boreal”.

Collage

18 cm / SI4 -30

El cuenco de cuarzo ARCOÍRIS actúa como un catalizador y ecualizador en nuestros sistemas físico y psíquico, armonizando nuestros sentidos con todo el espectro cromático del arcoíris.

SoundGalaxies company
error: Content is protected !!